CONSORCIO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN MEDICINA TRANSLACIONALE INNOVACIÓN.

Borrar fronteras entre las instituciones participantes y derrumbar muros.

           Se busca generar un círculo virtuoso que ayude a acelerar la innovación en el país.

Los institutos de Química, Investigaciones Biomédicas, Biotecnología y de Investigaciones en Materiales, junto con 13 organismos nacionales de salud y cinco centros Conacyt, conforman este espacio de colaboración interinstitucional.

Fuente: UNAM

El rector Enrique Graue Wiechers, junto con el secretario de Salud federal, José Narro Robles, y el director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero Mendoza, firmó una carta de intención para crear el Consorcio Nacional de Investigación en Medicina Translacional e Innovación.

Este organismo trabajará para transferir los descubrimientos básicos que se desarrollan en la Universidad Nacional y en los centros Conacyt, en instrumentos clínicos encaminados a tener nuevos medicamentos, tratamientos y sistemas de prevención que se apliquen en institutos nacionales de salud, en donde además de atender a la población, se realiza investigación clínica.

Se busca, explicó el rector, llevar del banco del laboratorio a la cama del paciente la solución más pronta posible, de ahí el término “translacional”.

“Es un consorcio virtuoso que, esperamos, pueda acelerar y detonar la innovación en nuestro país”, expresó en el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN).

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) participa, inicialmente, con los institutos de Química, Investigaciones Biomédicas, Biotecnología y de Investigaciones en Materiales. A ellos se suman 13 organismos nacionales de salud, así como cinco centros e institutos del Conacyt.

Narro Robles señaló que éste es un esfuerzo por borrar fronteras entre las instituciones participantes y derrumbar muros, que se tienen artificialmente se construyen en el campo de la investigación.

En México debemos pensar en grande, en ciencia, innovación y desarrollo tecnológico, porque si seguimos como estamos, frente al mundo nos rezagamos. “El que se queda en donde está, se retrasa; el que quiere permanecer en el sitio en que se encuentra, tiene que esforzarse mucho”.

Enrique Cabrero expuso que este nuevo espacio de encuentro e interacción para la investigación básica y la clínica, representa una nueva forma de hacer ciencia, en donde la cooperación interinstitucional es el eje medular.

Los altos costos de la infraestructura para la investigación deben ser compartidos, así como los esfuerzos en torno a ella. “La ciencia de hoy es de sinergia y complementariedad”.

En la ceremonia, en la que estuvieron presentes el exrector de la Universidad Nacional y exsecretario de salud, Guillermo Soberón Acevedo; y el director del INMEGEN, Xavier Soberón Mainero, se entregaron distinciones a algunos de los mejores investigadores en ciencias médicas del país: Carlos Alberto Aguilar Salinas, José Carlos Crispín Acuña, Rogelio Enrique Hernández Pando, David Kershenobich Stalnikowitz, Pedro Rafael Lozano Ascencio, María Elena Medina-Mora Icaza, Juan Ángel Rivera Dommarco, Guillermo Miguel Ruiz-Palacios y Santos, Moisés Eduardo Selman Lama, Jorge Carlos Alcocer Varela y Gerardo Gamba Ayala. Asimismo, se hizo un reconocimiento post mortem a Benito Antón Palma.