¿ES POSIBLE QUE MÉXICO SEA POTENCIA MUNDIAL EN 2030?

México puede ser potencia mundial en 2030, la capacidad la tenemos, la fuerza laboral, gente de bien, trabajadora, recursos naturales.

Nos falta eliminar la corrupción, contar con un gobierno que vea por los mexicanos en lugar de sus intereses.

Hay varios elementos para considerar que es un mito el estudio publicado por PwC.

Fuente: Ibero

En días pasados, en varios medios de comunicación se mencionó que México podría llegar a ser la séptima economía del mundo para el año 2050. No es la primera vez que se menciona esta posibilidad. Esta noticia también apareció en 2012 y 2015, donde se aseguró que nuestro país podría formar parte del grupo selecto de las 10 economías más importantes a nivel mundial.

¿Cuál es el fundamento de esta aseveración? El Poder Paridad de Compra es la explicación con lo cual los organismos internacionales sitúan a México ante esta posibilidad.

¿Qué es el Poder Paridad de Compra? Es un indicador económico que compara el nivel o calidad de vida entre distintos países, considerando el Producto Interno Bruto (PIB) del país. Con esta medida, se tiene la capacidad de eliminar las distorsiones que pudieran surgir por la situación de los precios de los productos y servicios que se ofrecen en cada país tomando como base del cálculo el dólar estadounidense.

Pero ¿es realmente posible alcanzar este objetivo? En 2012, se hablaba que de mantener la estabilidad económica, de conservar los fundamentos sólidos y de continuar con la tendencia de crecimiento eso sería posible. En 2015, se mencionó que a diferencia de otras economías la dinámica poblacional, la menor dependencia del petróleo y la tendencia positiva en el sector manufacturero seguramente lo alcanzaríamos.

¿Cuál es la realidad en 2017? La economía conserva la no dependencia del petróleo, no así, las finanzas públicas, los fundamentos económicos no se encuentran sólidos, por el contrario el crecimiento del PIB se ha reducido drásticamente y las perspectivas en el mediano plazo no son del todo alentadoras, la población poco a poco empieza a envejecer y no existe la palanca suficiente para la generación de empleos formales; el sector manufacturero tendrá una relación en el corto plazo de lo que suceda con las políticas comerciales, en particular, las negociaciones en la modernización del TLC y la modernización y ampliación de otros acuerdos comerciales en regiones distintas a los de América del Norte.

Aunado a esta situación económica actual y que será la que establezca los cimientos para los próximos años, existen ciertas variables cualitativas que hacen pensar que es un mito el poder ser potencia económica del grupo de los 10. La corrupción en la administración pública que desafortunadamente se ha venido permeando entre la población en general y en cierta cúpula empresarial, limitando y mermando la productividad y competitividad de la fuerza laboral y de las empresas.

La falta de un Estado de Derecho y de impartición de justicia generan desazón desmotivando a los inversionistas, con lo que los recursos que se pudieran destinar a sectores productivos que apoyen el desarrollo del país desaparecen o deciden dirigirlos hacia otros países o economías emergentes.

Por último, que la reforma educativa alcance los objetivos planteados y dote de las habilidades, capacidades y competencias necesarias que hagan que los jóvenes puedan competir de una mejor manera en los procesos de producción y de negocios, que favorezcan un desarrollo más equitativo entre los distintos sectores sociales.

Seguramente existen otros factores que influyen en la posibilidad de alcanzar este nivel privilegiado, lo que es un hecho es que la medición se realice con un solo indicador, esta podría resultar engañosa y dejarnos en el sueño de que somos actualmente la undécima economía del mundo y que fácilmente alcanzaremos el séptimo escalón.

No cabe duda que México puede ser potencia mundial en 2030, la capacidad la tenemos, la fuerza laboral la tenemos, gente de bien la tenemos, gente trabajadora la tenemos, recursos naturales los tenemos; nos falta voluntad, nos falta eliminar la corrupción de nuestro día a día, nos falta contar con un gobierno que vea por los mexicanos en lugar de sus intereses.

México… ¡despierta! El 2030 es hoy, las oportunidades están aquí y ahora, expuso en su análisis Abraham Isaac Vergara Contreras, coordinador de la Licenciatura Contaduría y Gestión Empresarial de la Universidad Iberoamericana (Ibero).