ESTADÍSTICAS A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD (12 DE AGOSTO)

15 millones de jóvenes de 15 a 29 años se encuentran ocupados; 60.6% (9 millones) de ellos lo está en el sector informal.

De acuerdo con las estadísticas de mortalidad, en 2015 fallecieron aproximadamente 34 mil jóvenes de 15 a 29 años, lo que representa 5.2% de las defunciones totales.

Datos nacionales.

La población en México continúa siendo predominantemente joven; 25.7% (30.6 millones) de la población total son jóvenes de 15 a 29 años.

Fuente: INEGI

El 17 de diciembre de 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas, siguiendo las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Ministros de la Juventud, declaró el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud, celebrándose por primera vez en el año 2000.

En la actualidad, el Programa de Acción Mundial para los Jóvenes (PAMJ) de la ONU, desempeña una función fundamental en el desarrollo de la juventud, proporciona un marco de políticas públicas y directrices prácticas para la acción nacional y el apoyo internacional para mejorar su situación, y contiene las propuestas de acción que fomenten las condiciones y los mecanismos para mejorar su bienestar y sus medios de vida enfocándose en las medidas para aumentar la calidad y la cantidad de oportunidades para participar de manera plena, efectiva y constructiva en la vida de la sociedad[1].

Consciente de la importancia que implica la juventud mexicana en la dinámica social y económica en el país, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) pone a disposición de los usuarios y del público en general información sociodemográfica sobre los jóvenes que habitan el territorio nacional.

MONTO Y ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN

Dentro de los grupos etarios de la población en México, el perteneciente a la juventud reúne una importante proporción de la población. De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015, en el país habitan 30.6 millones de jóvenes de 15 a 29 años que representan el 25.7% de la población total.

La población en México continúa siendo predominantemente joven. Sin embargo, aspectos demográficos como la disminución de la mortalidad, el descenso de la fecundidad y la migración predominantemente joven, han propiciado un incremento paulatino en la edad mediana de su población, pasando de 22 a 27 años[2]. De acuerdo con los resultados de la Encuesta Intercensal 2015, en cuanto a la estructura por edad y sexo de la población joven, 50.9% son mujeres y 49.1% son hombres; 35.1% son adolescentes de 15 a 19 años, 34.8% jóvenes de 20 a 24 años y 30.1% tienen de 25 a 29 años de edad. Por sexo, se observa una distribución equitativa entre la proporción de hombres y mujeres en los diferentes grupos de edad de la población joven, siendo en el grupo de 25 a 29 años en el que hay una mayor diferencia, 52.2% son mujeres y 47.8% hombres.

Datos de la Encuesta Intercensal 2015 muestran que, para la población de 15 a 29 años de edad, la relación entre hombres y mujeres fue de 95.6 hombres por cada 100 mujeres.

La población de adolescentes de 15 a 19 años en el país se compone por un número mayor de hombres respecto al de mujeres: por cada 100 mujeres hay 101 hombres.

Para el grupo de 20 a 24 años, se muestra un descenso en el monto de hombres con respecto a las mujeres, mismo comportamiento que se presenta para el grupo de jóvenes de 25 a 29 años: se tienen 96.4 hombres por cada 100 mujeres y 91.6 hombres por cada 100 mujeres, respectivamente.

EDUCACIÓN

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reconoce que la educación, tanto en jóvenes como en adultos, es un derecho esencial.

Datos de la Encuesta Intercensal 2015, señalan que 1.2% de los jóvenes de 15 a 29 años de edad es analfabeto.

Uno de los indicadores internacionales para medir el avance en la alfabetización de la población es el denominado analfabetismo funcional, definido por la UNESCO como la incapacidad de un individuo para utilizar su capacidad de lectura, escritura y cálculo de forma eficiente en las situaciones habituales de la vida; es decir, personas que aun sabiendo leer y escribir frases simples, no poseen las habilidades necesarias para desenvolverse tanto personal como profesionalmente[3], derivando en situaciones limitantes que propician la vulnerabilidad y frenan el desarrollo y bienestar de la juventud.

Se considera que una persona es analfabeta funcional cuando tiene 15 o más años y cuenta con tres o menos años de educación básica. Entre la población joven 1.2% no cuentan con escolaridad y 1.6% cuentan con tres o menos años de escolaridad. Esto significa que 2.8% de los jóvenes de 15 a 29 años es analfabeta funcional.

Por otro lado, información de la Encuesta Intercensal 2015, indica que el monto de población de 15 a 29 años que asiste a la escuela es de 10.1 millones de personas, que representan 32.9% del total de población joven.

En cuanto a los niveles de escolaridad de la población joven, resultados de la Encuesta Intercensal muestran que, de los jóvenes de 15 a 29 años de edad, 2.9 tiene inconclusos sus estudios de primaria. Por grupos de edad, destaca que 3.9% de los jóvenes de 25 a 29 años no han concluido la primaria.

De acuerdo con datos de la Encuesta Intercensal 2015, 33.4% de las mujeres jóvenes cuenta con al menos un año en educación media superior, que es un punto porcentual más que el de hombres jóvenes (32.4%).

Esta diferencia se observa también al referirnos a la educación superior pues, de las mujeres de 15 a 29 años, 20.1% cuenta con estudios profesionales, en tanto que el porcentaje de hombres con estudios de este nivel es de 18.6 por ciento.

Por grupos de edad, la proporción de mujeres de 20 a 24 años que cuentan con estudios superiores (28.3%) es mayor a la proporción de hombres (26.6%). Lo mismo ocurre en el grupo de población de 25 a 29 años, donde la proporción de mujeres con estudios de nivel superior es de 28.1%, en tanto que 27.4% de los hombres en ese grupo de edad tiene al menos un año de educación profesional.

Por otro lado, uno de cada cuatro jóvenes de 20 a 24 años (27.5%) cuenta con algún grado aprobado en el nivel superior y, de ellos, 65.8% asiste a la escuela. Aunque una proporción similar de jóvenes de 25 a 29 años declaró tener ese mismo nivel de estudios (27.8%), sólo 18.5% continúa asistiendo a la escuela. En general no asistir a la escuela se vuelve un rasgo muy particular de los jóvenes conforme avanza su edad: 74.2% y 92.5% de los jóvenes de 20 a 24 y 25 a 29 años cumplen con esta condición.

DISCAPACIDAD

De acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas [UNFPA] “cuando los jóvenes pueden llevar a cabo una transición saludable de la adolescencia a la edad adulta, sus expectativas de futuro se amplían”[4]. En el caso de la población con discapacidad o con limitación esta transición es distinta, debido a que aún se enfrentan a barreras tanto sociales como de actitudes que pueden hacerla más lenta u obstaculizarla.

En México según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014, 2.2% del total de la población de 15 a 29 años presenta alguna discapacidad[5]: 53.5% son hombres y 46.5% son mujeres. Por otra parte, 6.6% de los jóvenes declara alguna limitación[6]: 51.9% son varones y 48.1% mujeres.

En los jóvenes con discapacidad o limitación, las principales causas son el nacimiento (porque nació así) y alguna enfermedad. Cabe destacar que, en ambos, el tercer lugar lo ocupan los accidentes, que provocan 10 de cada 100 discapacidades y 12 de cada 100 limitaciones en los jóvenes.

SALUD REPRODUCTIVA

Conforme a la ENADID 2009 y 2014, el promedio de los nacimientos para las mujeres en edad fértil acontecidos en el trienio previo de cada encuesta es de aproximadamente 2 millones. Al hacer la distribución de los nacimientos del trienio 2011-2013, según la edad de la madre al nacimiento de sus hijos, se observa que 72.8% de estos ocurren cuando la madre tiene entre 15 y 29 años de edad.

Se tiene un porcentaje muy similar en la ENADID 2009, cuando en el trienio 2006-2008, 71.9% de los nacimientos se concentraron en este grupo de edad; el incremento entre una y otra encuesta se debió a que la proporción de los nacimientos en las adolescentes aumentó de 18 a 19.2 por ciento.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) menciona que “las condiciones en las cuales los adolescentes y los jóvenes toman decisiones sobre su sexualidad, los elementos y servicios con los que cuentan para ello, así como las oportunidades de educación y desarrollo disponibles, impactan de manera significativa en su calidad de vida y en las tendencias poblacionales de las siguientes décadas[7].

Uso de métodos anticonceptivos

La UNFPA señala que “una mejor salud reproductiva y un acceso más amplio a servicios e información en materia de anticonceptivos supondrían una esperanza para eliminar las barreras que impiden que los jóvenes desarrollen todo su potencial y contribuyan plenamente a sus comunidades”[8].

En este contexto la ENADID 2014 informa que 62.3% de las mujeres jóvenes de 15 a 29 años han iniciado su vida sexual. De ellas 49.9% no utilizó un método anticonceptivo durante su primera relación sexual. Por grupos de edad, se observa que una de cada tres (29.2%) adolescentes de 15 a 19 años ya inició su vida sexual y 44.9% de este grupo declaró no haber usado algún método anticonceptivo durante su primera relación sexual. Por otra parte, 72.4% de las jóvenes de 20 a 24 años y 90.1% de las de 25 a 29 años son iniciadas sexualmente y el porcentaje de quienes no usaron algún método en su primera relación aumenta con relación a las adolescentes a 45.8% y 54.4%, respectivamente.

Los porcentajes de jóvenes que usaron algún método de control natal en su primera relación sexual, contrasta con el conocimiento casi universal de métodos anticonceptivos entre mujeres de este grupo de edad: 98.6% de las jóvenes de 15 a 29 años conoce o ha oído hablar de al menos un método anticonceptivo y 94.4% conoce funcionalmente al menos uno. La razón principal declarada por las jóvenes que no usaron métodos anticonceptivos en su primera relación sexual fue porque no planeaban tener relaciones sexuales (30.6%); otras razones fueron: que deseaban embarazarse (22.0%); no conocían métodos anticonceptivos o no sabían cómo usarlos (20.3%); no creyeron que podían embarazarse (15.9%), y 11.2% mencionaron diferentes razones.

MORTALIDAD

De acuerdo con las estadísticas de defunciones, en 2015 fallecieron 34 mil 060 adolescentes y jóvenes de 15 a 29 años, lo que en términos porcentuales representa 5.2% de las defunciones totales. La sobremortalidad masculina es una característica de las defunciones en este segmento de la población. A nivel nacional fallecen 292 hombres por cada 100 mujeres de 15 a 29 años[9]. Las desigualdades observadas en los niveles de la mortalidad entre hombres y mujeres reflejan diferencias en los riesgos a los cuales se exponen. Las cuatro principales causas de muerte en los varones son provocadas por agresiones (25.4%), accidentes de transporte (17.8%), causas externas (10.5%) y por lesiones autoinfligidas intencionalmente (8%), todas ellas catalogadas como violentas y en conjunto representan 61.7% de las defunciones totales de este grupo de población.

En la población femenina se mantiene una estructura similar a la de los varones, fallecen principalmente por accidentes de transporte (10.7%), por agresiones (10.3%) y lesiones autoinfligidas intencionalmente (7.4%), aunque con respecto a los hombres, su nivel es menor ya que en conjunto representan 28.5% de sus defunciones totales. Tanto en hombres como en mujeres estas causas de muerte se presentan en los distintos grupos de edad, aunque la causa de defunción en mujeres adolescentes de 15 a 19 años tiene prácticamente el mismo nivel para accidentes de transporte (11.8%) y lesiones autoinflingidas intencionalmente (11.7 por ciento).

OCUPACIÓN

En nuestro país durante el primer trimestre de 2017, la población económicamente activa (PEA) de 15 a 29 años ascendió a 16 millones de jóvenes, de los cuales 15 millones se encuentran ocupados. Sin embargo, 60.6% de ellos se encuentran en el sector informal.

La tasa de desocupación para adolescentes y jóvenes de 15 a 29 años es de seis por cada 100 personas económicamente activas. Los adolescentes de 15 a 19 años muestran un nivel de desocupación de 6.9% y los jóvenes de 20 a 24 años de edad de 6.5%, mientras que para el grupo de 25 a 29 años es menor la tasa de desocupación (5.1 por ciento).

El 19.8% de los jóvenes desocupados se identifica con la falta de experiencia laboral, mientras que, del total de adolescentes y jóvenes no económicamente activos, poco más de 16.2% declararon disponibilidad para trabajar, pero dejaron de buscar trabajo o no lo buscan porque piensan que no tienen oportunidad para ello.

NUPCIALIDAD

El tránsito de la soltería a la vida conyugal marca en el mundo simbólico el paso de la adolescencia a la edad adulta[10], ya que se relaciona con la salida del hogar de origen y porque la mayoría de las veces detona la reproducción biológica; además, al unirse, las personas forman un nuevo núcleo familiar poniendo en marcha la reproducción social[11].

Información que proporciona la ENADID 2009 y 2014 indica que el porcentaje de jóvenes de 15 a 29 años solteros ha disminuido de 65% a 63.5%, respectivamente. En cuanto a las uniones, hay una disminución de los jóvenes casados (17.8 a 15 por ciento) y un aumento de aquellos que se encuentran en unión libre (14.5 a 18.1 por ciento). Finalmente se observa también un aumento de los jóvenes que están separados, divorciado o viudos, pasando de 2.7% en 2009 a 3.4% en 2014. Es necesario mencionar que el aumento de la población en unión libre y de los que están ex unidos es una tendencia visualizada en los países desarrollados en lo que se ha dado por llamar la segunda transición demográfica[12] y que, de acuerdo con especialistas, en los países de América Latina aún no logra consolidarse: “al parecer estamos frente a procesos que aún no se consolidan y que presentan por lo mismo, evoluciones erráticas cuyo rumbo resulta difícil de interpretar”[13].

Los resultados de la ENADID 2009 y 2014 indican que, entre las mujeres jóvenes, la edad promedio a la primera unión ha disminuido de 18.8 a 18.3 años respectivamente. Por grupos de edad, se muestra de igual forma un decremento tanto en las mujeres adolescentes de 15 a 19 años (16.4 a 15.9 años), las mujeres jóvenes de 20 a 24 años al pasar de 18.5 en 2009 a 17.9 años en 2014, así como en las mujeres de 25 a 29 años (19.8 a 19.4 años).

Mayor información en http://www3.inegi.org.mx/sistemas/saladeprensa

————————————————————————–

REFERENCIAS:

Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE). Juventud, Población y Desarrollo en América Latina y el Caribe. http://www.cepal.org/publicaciones/xml/9/4299/lcg2084e.pdf, Recuperado el 10 de julio de 2017.

——  (s/f). Determinantes próximos de la fecundidad. Una aplicación a países Latinoamericanos. http://archivo.cepal.org/pdfs/2003/S039583.pdf. Recuperado el 20 de julio de 2017.

Consejo Nacional de Población (CONAPO). Proyecciones de Población de México 2010-2050. México, 2013. http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Proyecciones. 

Consejo Nacional de Población (CONAPO). Situación de la salud sexual y reproductiva. República Mexicana, México, 2016. https://www.gob.mx/conapo/documentos/situacion-de-la-salud-sexual-y-reproductiva-republica-mexicana 

——  Los jóvenes y sus hogares, en: La situación actual de los jóvenes en México, 2010.

http://www.conapo.gob.mx/en/CONAPO/Situacion_actual_de_las_y_los_jovenes_en_Mexico_Diagnostico_sociodemografico.

——  Indicadores de salud sexual y reproductiva entidades federativas 2014.

http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Indicadores_de_Salud_Sexual_y_Reproductiva_Entidades_Federativas_2014. Recuperado el 4 de julio de 2017.

Fondo de Población de las Naciones Unidas [UNFPA] (2014). El poder de 1 800 millones. Los adolescentes, los jóvenes la transformación del futuro. El estado de la población mundial 2014. pp. 9.

http://www.unfpa.org.mx/publicaciones/Reporte_Estado_de_la_Poblacion_Mundial_2014.pdf. Recuperado el 2 de febrero de 2017. 

Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Encuesta Intercensal EIC 2015. Base de datos. México, 2016.

—— Principales Resultados Encuesta Intercensal 2015.

—— Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica ENADID 2014. México, 2015.

Instituto Nacional de Estadística y Geografía y Secretaría del Trabajo y Previsión Social (INEGI-STPS). Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2017. Primer trimestre Consulta interactiva de datos. México, INEGI, 2017.

Martínez Salgado M., Tapia-McClung R (2017). Variación espacial de la unión conyugal de los jóvenes en México. Estudios demográficos y urbanos, Vol. 32, Núm. 1 (94), p. 131-161.

OREALC/UNESCO, México (2010). Educación, juventud y desarrollo. Acciones de la UNESCO en América Latina y el Caribehttp://unesdoc.unesco.org/images/0018/001891/189108s.pdf

Organización Panamericana de la Salud (OPS). Boletín epidemiológico. Lista OPS 6/67 para la tabulación de mortalidad utilizando la clasificación CIE10. Disponible en http://www1.paho.org/spanish/sha/BE_v20n3.pdf, junio de 2017.

Organización Panamericana de la Salud (OPS). Comunicado de prensa. http://www.paho.org/spanish/dpi/100/100feature19.htm, julio de 2013.

Organización Internacional del Trabajo (OIT). Tendencias mundiales del empleo juvenil 2016. Resumen ejecutivo. http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/—publ/documents/publication/wcms_513747.pdf , junio 2017, p. 1-4.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014. Seguridad Ciudadana con rostro humano: diagnóstico y propuestas para América Latina.

Quilodrán Salgado, Julieta (s/f). ¿Un modelo de nupcialidad postransicional en América Latina?,

http://www.alapop.org/alap/SerieInvestigaciones/Serie11/Serie11_Art1.pdf. Recuperado el 20 de julio de 2017.

SITEAL/UNESCO (2015). El analfabetismo funcional entre la población adulta de América Latina. http://www.siteal.iipe.unesco.org/sites/default/files/analfabetismo_funcional.pdf

UNICEF (2015). Una aproximación a la situación de adolescentes y jóvenes de América Latina y el Caribe a partir de evidencia cuantitativa reciente.  https://www.unicef.org/lac/UNICEF_Situacion_de_Adolescentes__y_Jovenes_en_LAC_junio2105.pdf

[1] Organización de las Naciones Unidas (ONU), Programa de acción mundial para los jóvenes. División de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas. Nueva York, 2010. Recuperado el 15 de mayo de 2017 de: http://www.un.org/esa/socdev/documents/youth/publications/wpay2010SP.pdf.

[2] Principales resultados Encuesta Intercensal 2015. INEGI. Recuperado el 16 de mayo de 2017 de: http://www.beta.inegi.org.mx/contenidos/proyectos/enchogares/especiales/intercensal/2015/doc/eic2015_resultados.pdf

[3] SITEAL/UNESCO, (2015). El analfabetismo funcional entre la población adulta de América Latina. Recuperado el 16 de mayo de 2017 de: http://www.siteal.iipe.unesco.org/sites/default/files/analfabetismo_funcional.pdf

[4] Fondo de Población de las Naciones Unidas [UNFPA] (2014). El poder de 1 800 millones. Los adolescentes, los jóvenes la transformación del futuro. El estado de la población mundial 2014. pp. ii. Recuperado el 2 de febrero de 2017 en:

http://www.unfpa.org.mx/publicaciones/Reporte_Estado_de_la_Poblacion_Mundial_2014.pdf

[5] Son las personas que tienen mucha dificultad o no pueden realizar al menos una de las siguientes actividades de la vida diaria: caminar, subir o bajar usando sus piernas; ver (aunque use lentes); mover o usar brazos o manos; aprender, recordar o concentrarse; escuchar (aunque use aparato auditivo); bañarse, vestirse o comer; hablar o comunicarse; así como problemas emocionales o mentales.

[6] Son las personas que tienen poca dificultad para realizar al menos una de las actividades de la vida cotidiana sobre las cuales se indaga y que no están incluidas en las personas con discapacidad.

[7] Fondo de Población de las Naciones Unidas [UNFPA] (2014). México. Salud sexual y reproductiva en adolescentes y jóvenes. Recuperado el 16 de junio de 2017 en: http://www.unfpa.org.mx/ssr_adolescentes.php

[8] Fondo de Población de las Naciones Unidas [UNFPA] (2014). El poder de 1 800 millones. Los adolescentes, los jóvenes la transformación del futuro. El estado de la población mundial 2014. pp. 9. Recuperado el 2 de febrero de 2017 en:

http://www.unfpa.org.mx/publicaciones/Reporte_Estado_de_la_Poblacion_Mundial_2014.pdf

[9]     Se estima dividiendo la tasa de mortalidad masculina entre la tasa de mortalidad femenina multiplicada por cien.

[10] CONAPO, 2000. Situación actual de las y los jóvenes en México. Diagnóstico sociodemográfico. Consejo Nacional de Población. Recuperado el 30 de junio de 2017.

http://www.conapo.gob.mx/en/CONAPO/Situacion_actual_de_las_y_los_jovenes_en_Mexico_Diagnostico_sociodemografico.

[11] Martínez Salgado M., Tapia-McClung R., Variación espacial de la unión conyugal de los jóvenes en México. Estudios demográficos y urbanos, Vol. 32, Núm. 1 (94), 2017, pp. 131-161. Recuperado el 27 de junio de 2017 de:

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=31251073005.

[12]   Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía [CELADE] (s/f). Determinantes próximos de la fecundidad. Una aplicación a países Latinoamericanos. Recuperado el 20 de julio de 2017, de: http://archivo.cepal.org/pdfs/2003/S039583.pdf.

[13]   Quilodrán Salgado, Julieta (s/f). ¿Un modelo de nupcialidad postransicional en América Latina? Recuperado el 20 de julio de 2017, de: http://www.alapop.org/alap/SerieInvestigaciones/Serie11/Serie11_Art1.pdf, p. 31.