LA MIELOFIBROSIS EN MÉXICO

Los síntomas son comunes a otras enfermedades

                                               Afecta directamente a la médula ósea

En México, la mielofibrosis puede ser más común de lo que se estima pues muchos casos no son reportados.

Organizaciones de la sociedad civil, especialistas, pacientes se reunieron en el Senado de la República, con miembros de la Comisión de Salud, para desarrollar el Foro “Entendiendo la Mielofibrosis”, con el objetivo de informar a la sociedad sobre esta enfermedad y generar recomendaciones en materia de políticas públicas; en las que se inscriba la importancia de la detección temprana de la mielofibrosis y el acceso a líneas de tratamiento innovadoras, que le permitan a quienes padecen esta enfermedad mejorar su calidad de vida.

La mielofibrosis es una enfermedad que se engloba dentro de los cánceres de la sangre junto con la leucemia mieloide crónica, y que afecta directamente a la médula ósea. Una médula con mielofibrosis disminuye la producción de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas generando anemia, susceptibilidad a las infecciones y aumento de hematomas y sangrado. En caso de no ser tratada, las complicaciones más serias de la mielofibrosis pueden ocasionar leucemia y eventualmente la muerte.

De acuerdo con los especialistas, la prevalencia de la mielofibrosis en México, al igual que otros países de América Latina, puede ser más recurrente de lo estimado, ya que “muchos casos no se reportan y dado que los síntomas son comunes a otras enfermedades, con frecuencia los pacientes son mal diagnosticados”.

La mielofibrosis tiene una incidencia de entre 5 y 7 casos por millón de habitantes, y predomina en pacientes en edad madura (60 – 65 años). Es más frecuente en varones y muy ocasionalmente se reportan casos en la infancia.