MÉXICO EN EL DIVÁN

LVII Congreso Nacional de Psicoanálisis.

                                       Promover la prevención y atención a diversas patologías.

6, 7 y  8 de octubre, psicoanalistas discutirán el  tema.

La Asociación Psicoanalítica Mexicana (APM) llevará a cabo su LVII Congreso Nacional de Psicoanálisis, con el tema “Mexico en el Divan”, que busca hacer mención a los malestares que  la cultura mexicana contemporánea  padece, y de cómo pueden abordarse en la clínica.

Este año la APM celebra el 60 aniversario de su fundación, lo cual la impulsa a estar en la vanguardia en su calidad científica y académica en temas relacionados al psicoanálisis.

Asistirán, entre otros, los prominentes psicoanalistas argentinos, que han sido premiados en diferentes ocasiones por la calidad de sus aportaciones en el campo del psicoanálisis: el doctor Luis Kancyper, quien dará la conferencia magistral “El porvenir del psicoanálisis y el Psicoanálisis por-venir”,  impartirá el taller “La fraternidad y la amistad; teoría y clínica en el proceso psicoanalítico” y presentará su último libro, “Hacia una clínica y metapsicología ampliadas.

Y, el doctor Norberto Marucco, quien presentará la conferencia magistral  “Psicoanálisis contemporáneo de lo representable a lo irrepresentable. Nuevas posiciones del analista”.  Impartirá también el taller “La pulsión y el otro. Sexualidad, vida y muerte; Metapsicología y técnica”

En las diferentes mesas de trabajo, se hablará de los principales malestares psíquicos que viven individuos, cómo afecta a sus relaciones interpersonales, cómo se reflejan en la clínica y cómo  han llevado a los psiconalistas a hacer ciertas modificaciones a la técnica clásica, para una mejor manera de atenderlos.

Conferencias sobre neosexualidades,  psicoanálisis y su relación con las neurociencias y el psicoanálisis aplicado al arte.

Como previo a lo que se tratará en el evento, la doctora Dolores Montilla y la maestra Delia Hinojosa, de la Asociación Psicoanalítica Mexicana, presentaron en conferencia de prensa, los temas:

Violencia, inseguridad, corrrupcion, impunidad.

El psicoanálisis siempre estará atravesado por la cultura donde se desarrolla.  Hoy nuestra sociedad, nos invade de reacciones de angustia y de pánico surgidas de lo desconocido; ya que no podemos ubicar de dónde viene la amenaza.  Vivimos en la inseguridad que proviene de la pérdida de los límites que son tanto reales, como simbólicos; aquéllos que amenazan desde el anonimato, desde lo desconocido, pero también desde lo interno.

A México le falta una figura de autoridad más sólida, que asuma la responsabilidad de guiar al país. Ante su ausencia, vivimos predominantemente bajo los impulsos agresivos y egoístas, dónde cada quien ve para sí mismo y dónde todo se vale con tal de sobrevivir.   Predomina la envidia y las relaciones utilitarias, nos relacionamos más por proximidad, que por contacto íntimo, por lo que realmente no sabemos quién es el otro, qué necesita.  Al predominar emociones primitivas como la envidia y la impulsividad,  tratamos de robarle y quitarle al otro todo lo que tiene, justificando hacerlo para gratificar las necesidades personales, sin detenerse a ver el bienestar y la autonomía de los demás. Sin compromiso por el esfuerzo y sin la capacidad de demora para satisfacer los deseos.

La gente tiene miedo, se siente vulnerable e insegura, predominando la impotencia, la rabia, la incertidumbre y la desesperanza, caldo de cultivo para trastornos emocionales como la ansiedad, la depresión, las enfermedades psicocomáticas, y trastornos narcisistas de la personalidad que pueden ser tratados por el psicoanalista.

Mucho se habla hoy en México sobre los problemas de los migrantes. Es aquí donde el estrés post -traumático de la repatriación y/o persecución, da pie para la intervención psicoanalítica.

Intimidad y redes sociales

EL psicoanalista, así como sus pacientes viven insertados en una cultura y se ven afectados por los rápidos cambios característicos de esta época. Nos interrogamos acerca de los cambios, en primer lugar los tecnológicos que reflejan un cambio distinto de socialización, que además ofrecen un espacio virtual para el intercambio.

Como dice Ungar, hoy el mundo cabe en un teléfono.  A diferencia de antes, donde se socializaba en la familia, escuela, club deportivo, etc., hoy se hace a través de los medios y de las redes sociales.

Con el avance de las tecnologías y de los cambios culturales,  las relaciones humanas no sólo se dan en un espacio físico concreto, sino que se han extendido al mundo de la realidad virtual y de las redes sociales.  Con ello la intimidad ahora se comparte y promueve la tendencia a la exhibición y a la falsa creencia de que se “es” en relación al número de “likes” y de seguidores.  No podemos caer en la tecnofobia y la satanización del progreso, pero tampoco debemos pasar por alto los efectos negativos de éste.

Adolescentes en Crisis

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la depresión es la primera causa de enfermedad y discapacidad a nivel mundial.  Estudios del Hospital Infantil Federico Gómez revelaron que el 27.5% de las personas con depresión en México, presentaron su primer episodio antes de los 18 años, lo que aumenta la posibilidad de recaída y de suicidio.

La compañía de los adultos en esta etapa es significativa, pero frecuentemente están poco disponibles por lo que tienen que enfrentar sus angustias solos o buscando el apoyo de sus pares, quienes transitan por los mismos conflictos y muchas veces dan soluciones superficiales e inadecuadas, como la inducción a las adicciones para anestesiar sus angustias.

Muchos adolescentes que están dominados por sentimientos de envidia y rivalidad, se coluden para abusar de otros adolescentes más jóvenes o frágiles y los humillan, difunden en redes su intimidad, la desvirtúan, etc.  Esto les permite sentirse fuertes y superiores, llegando en ocasiones a causar la muerte de sus víctimas o llevarlas al suicidio.

Otro fenómeno conocido que predomina en la vida adolescente, es el del “cutting” o autolesiones, que refleja un sufrimiento emocional extremo y un profundo sentimiento de soledad en quien lo realiza.  Por otro lado, el tema de los embarazos no deseados en adolescentes como producto de la violencia, de la ignorancia, de la impulsividad, pero también de la soledad.

“La legalización del uso de la marihuana con fines medicinales, no sólo  atenderá enfermedades sino que permitirá disminuir la violencia y ayudará a combatir la adicción”, sin embargo, hay estudios científicos como los de la investigadora mexicana doctora Volkow, que muestran que su abuso y adicción causan lesiones en la estructura y funcionamiento cerebral.

Los psicoanalistas, saben que el abuso y adicción a substancias como la marihuana, están íntimamente relacionadas a estados mentales que no pueden ser enfrentados y regulados internamente por el individuo, por lo que necesita de una substancia externa para hacerlo.

Esto nos permite entender que enfrentamos patologías que están muy influenciadas por las redes sociales, como la tendencia a consumir (substancias, compras compulsivas, etc), a la fascinación por la imagen, la tendencia a la competencia sin escrúpulos y a desbordamientos de actos violentos.

Hoy más que nunca, el psicoanálisis alza la voz para señalar que la solución a estos nuevos malestares que la cultura impone, pueden y deben ser abordados por nuestro método de comprensión profunda de las motivaciones y acciones humanas. Gracias al trabajo de los psicoanalistas con las instituciones universitarias y públicas de salud mental, es que se puede acceder a la atención psicológica de manera institucional.

El LVII Congreso Nacional de Psicoanálisis “Mexico en el Diván“, tendrá lugar el 6 de octubre en la sede central de la Asociación Psiconalítica Mexicana, Bosque de Caobas 87, col. Bosques de las Lomas;  y los días 7 y 8 de octubre en el Auditorio del Hospital Angeles del Sur.