NOTA ACLARATORIA DE CONACYT

El 41.6% pueden estar realizando labores diferentes al quehacer científico.

                      Solo el 1% de quienes tienen estudios en CyT se encuentra en desempleo.

58.4% de personas con estudios en ciencia, tecnología e innovación, están empleadas en labores de CTI.

Fuente: CONACYT 

  1. Síntesis de la aclaración

Se ha publicado recientemente, en diferentes notas periodísticas, que 41.6% de profesionistas en ciencia y tecnología están sin empleo. Esta es una aseveración imprecisa.

De acuerdo con el Informe General del Estado de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), 58.4% de personas con estudios en ciencia, tecnología e innovación (CTI) están efectivamente empleadas en labores de CTI. Eso no significa que el 41.6% restante esté sin empleo, sino que pueden estar realizando labores diferentes al quehacer puramente científico. Por ejemplo: doctores en el servicio público, ingenieros en labores productivas de empresas privadas, maestros en organizaciones de la sociedad civil, etc.

Específicamente, dato referente a 41.6% de personas con formación en CTI, pero no empleadas en actividades de este tipo, se desagrega de la siguiente forma: 27% en actividades ajenas a CTI (pero no desempleadas); 14% inactivas (Población Económicamente no Activa, PNEA[1]) y 1% de personas educadas en CTI pero en desempleo.

  1. Anexo detallado

De acuerdo con el Manual de Canberra[2], las personas que conforman el Acervo de Recursos Humanos en Ciencia y Tecnología (ARHCyT), deben cumplir con dos condiciones:

  1. Ocupación: aquellas personas que estén empleadas en actividades en ciencia y tecnología sin importar su nivel de estudios. Específicamente en las actividades de los grupos 2, 3 y subgrupos 122, 123 y 131 de la Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones (ISCO-08).
  2. Educación: aquellas personas que hayan culminado estudios de tercer nivel de educación, de la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación (ISCED, por sus siglas en inglés, desarrollada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO).

Ahora bien, una vez cumplidas las dos condiciones anteriores, el ARHCyT se desagrega en tres categorías, las cuales se explican:

  1. Recursos Humanos Ocupados en Ciencia y Tecnología (RHCyTO): Son aquellas personas que están ocupadas en actividades de ciencia y tecnología (CyT) no importando su nivel de estudios. En este sentido, en el año 2015 fueron 6.6 millones, de las cuales, 56% tenía estudios de licenciatura, 31% grados menores al técnico, 7% posgrado, 5% estudios técnicos, principalmente.
  1. Recursos Humanos Educados en Ciencia y Tecnología (RHCyTE): Son aquellas personas que culminaron sus estudios de educación técnica, licenciatura o posgrado. En 2015 México dispone de 9.2 millones, de los cuales, 47% se ocupa en actividades de CyT, 34% en ocupaciones ajenas a CyT, 18% se encuentra inactiva y 2% desocupadas.
  1. Recursos Humanos Educados y Ocupados en Ciencia y Tecnología (RHCyTC). Son aquellas personas que terminaron exitosamente estudios de tercer nivel y, además, están realizando actividades de CyT. En 2015 fueron 4.4 millones de personas, de los cuales, 82.31% tiene estudios de licenciatura, 10.8% posgrado y 6.89% estudios técnicos.

Con lo anterior podemos determinar que el ARHCyT se calcula de la siguiente manera:

ARHCyT=   RHCyTO + RHCyTE – RHCyTC

ARHCyT= 6.6 + 9.2- 4.4

ARHCyT= 11.4

Una vez definido lo anterior se puede afirmar que el ARHCyT se conforma por 58% de personas empleadas en actividades en CyT, 27% de personas empleadas en actividades ajenas a CyT pero con estudios en CyT, 14% se encuentran inactivos (Población No Económicamente Activa, PNEA) y solamente 1% de quienes tienen estudios en CyT se encuentra en situación de desempleo.

—————————————————————————–

[1] La PNEA, según el INEGI, está compuesta de población Disponible y No disponible. La población Disponible es aquella que ha desistido de buscar empleo o no busca empleo por considerar que no tiene posibilidades. La población no disponible es aquella con interés para trabajar, pero bajo un contexto que les impide hacerlo además de la población sin interés para trabajar, por atender otras obligaciones; con impedimentos físicos para trabajar y otros.

[1] Disponible en http://www.conicyt.cl/wp-content/uploads/2014/07/Manual-de-Canberra.pdf

[1] La PNEA, según el INEGI, está compuesta de población Disponible y No disponible. La población Disponible es aquella que ha desistido de buscar empleo o no busca empleo por considerar que no tiene posibilidades. La población no disponible es aquella con interés para trabajar, pero bajo un contexto que les impide hacerlo además de la población sin interés para trabajar, por atender otras obligaciones; con impedimentos físicos para trabajar y otros.

[2] Disponible en http://www.conicyt.cl/wp-content/uploads/2014/07/Manual-de-Canberra.pdf