VISIBILIZAR NIÑEZ EN MOVILIDAD, PUEDE SER PUENTE DE PROTECCIÓN A REFUGIADOS

Funcionaria de la ONU afirma que al hacer visibles a los menores, se garantiza un plan integral para protegerlos.

Niñas, Niños y Adolescentes deben tener derecho a ser protegidos contra castigos corporales y cualquier forma de violencia.

“Consulta regional de expertos y expertas sobre la observación general conjunta del Comité de Trabajadores Migratorios y sus Familias, y el Comité de los Derechos del Niño sobre Derechos de las y los Niños en Movimiento”.

Fuente: Ibero

Visibilizar a la niñez en movilidad, puede ser un puente de oportunidad para mejorar el sistema de protección de toda la población migrante refugiada, toda vez que “muchas veces las soluciones para los niños parecen más fácilmente aceptadas, que para otros grupos de la población”, dijo en la Universidad Iberoamericana (Ibero) Ciudad de México, Marta Santos Pais, representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Violencia contra los Niños.

Así lo expresó en la “Consulta regional de expertos y expertas sobre la observación general conjunta del Comité de Trabajadores Migratorios y sus Familias, y el Comité de los Derechos del Niño sobre Derechos de las y los Niños en Movimiento”, realizada en la universidad.

Aseguró que la observación general conjunta de los comités, será de extrema importancia para influenciar la implementación de la agenda de desarrollo sostenible, que tiene una relevancia particular para la niñez, y sobre todo, para demostrar que en nuestra misión ningún niño va a ser dejado atrás u olvidado en nuestras acciones.

La observación general conjunta también abre una ventana de oportunidad, para ayudar a los Estados de origen, tránsito y destino (de migrantes), a colaborar de una forma mucho más exigente y ambiciosa en la protección de los derechos de la niñez, y para revisar los mecanismos, legislación y políticas públicas existentes, para garantizar el derecho de todos los niños y niñas, a un desarrollo pleno en sus sociedades y naciones.

“La observación nos da la oportunidad de garantizar una visión integrada, en lugar de tener simplemente la suma de las perspectivas de cada uno de los convenios en paralelo; garantizar que hay un sistema de protección de derechos humanos de la niñez migrante refugiada, y mirar en su conjunto profundo, sin intentar definir sistemas paralelos de protección o dejar niños y niñas excluidos en ese proceso”, lo que puede contribuir a garantizar el continuo de protección para la niñez.

Manifestó su esperanza de que la observación general conjunta de los comités, pueda dar visibilidad a los riesgos de violencia y a las oportunidades de prevenir, y responder a situaciones de violencia, a proteger a los niños víctimas y a luchar contra la impunidad.

Berenice Vargas, coordinadora de Educación y Participación del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SNPI-NNA) de la universidad, mencionó que la atención que se da a la población de niñas, niños y adolescentes, debe ser de manera integral, considerando otras observaciones generales, y ateniendo a los derechos de participación, para que niñas y niños sean escuchados y se tome en cuenta su opinión, la cual debe reflejarse en acciones, específicamente en políticas públicas.

Niñas, Niños y Adolescentes deben tener derecho a ser protegidos contra castigos corporales, crueles y cualquier forma de violencia; derecho a que su interés superior tenga consideración primordial, y derecho a gozar del más alto nivel de desarrollo.

“De ahí la relevancia de que todas las instancias de los tres niveles de gobierno, así como la academia, organizaciones de la sociedad civil, empresas privadas y sociedad en general, atiendan y tengan visible y presente la condición de niñas, niños y adolescentes migrantes, sin discriminación”.

Instrumento para impulsar cambios

Denise González Núñez, coordinadora del Programa de Derechos Humanos de la universidad, la observación general es un instrumento fundamental para entender el alcance y contenido de los derechos particulares de las y los niños, que se desplazan por múltiples razones, derechos como: a la libertad, a la no detención, a la vida familiar, a protección contra cualquier forma de abuso, a acceso a la justicia, entre otros.

“Será también un instrumento fundamental para impulsar cambios normativos, cambios en las políticas públicas, cambios en las actitudes de funcionarios y funcionarias, según sea necesario, para hacer efectiva la protección de la niñez. Todo esto es de suma relevancia en países como México, donde la agenda de la niñez en movilidad no aparece en la agenda pública; como sería deseable”.